Desde el club parecían tener todo cerrado con el jugador, pero hubo problemas en el arreglo de los números para la renovación. Su préstamo vencía en diciembre

Tras varios días de negociaciones en los que se intentó llegar a un acuerdo para la renovación de su contrato, que se vence en diciembre, no se logró llegar a buen puerto en lo que tiene que ver con los números y el Xeneize decidió ponerle punto final a la novela: Guillermo Pol Fernández no seguirá en Boca.

El club decidió informar de la decisión a través de un contundente comunicado: “En los últimos días el jugador comunicó que no quería continuar en la institución. Por tal motivo, ante la voluntad expresada por el jugador, Boca no hará un esfuerzo de compra tan grande, por lo que ha tomado la decisión de no hacer uso de la opción vigente”, expresó el club, que además contó que ya tenía acordado con el Cruz Azul de México un nuevo préstamo para 2021, que incluía una opción de compra obligatoria de cinco millones de dólares, la cual el club de la Ribera iba a ejecutar cuando, en el transcurso del próximo año, le entrara el dinero por la hipotética venta de Iván Marcone al Elche.

A pesar de que a Fernández aún le queda vínculo por más de un mes con Boca, y de que el Xeneize tiene partidos decisivos por delante -tal como lo son los de la Copa Libertadores-, es muy probable que Miguel Ángel Russo no utilice más más -o lo haga sólo en una situación de extrema necesidad- a quien, hasta hace pocas semanas, era una de las piezas claves del mediocampo de su equipo. El futuro de Pol estaría en el fútbol español, los dos clubes que lo disputan tienen técnicos argentinos: El Elche que dirige Jorge Almirón y el Celta de Vigo, que recientemente sumó a Eduardo Chacho Coudet como entrenador.