El presidente encabezó el acto de despedida y acompaño al expresidente boliviano hasta la mitad del puente que comunica a Argentina con Bolivia.

El presidente Alberto Fernández despidió hoy al expresidente de Bolivia, Evo Morales, en la frontera entre ambos países ubicada en La Quiaca, manifestándole su afecto y remarcando la importancia de que “Evo regrese a su patria, de la que nunca debió haber salido”.

La despedida fue un acto breve en la localidad jujeña de La Quiaca, el lado argentino de la frontera con Bolivia, donde Alberto Fernández acompañó a Evo Morales hasta la mitad del puente que une a ambas naciones y que comunica a la Argentina con la ciudad boliviana de Villazón.

“Es un día muy importante para todos, es muy lindo estar en La Quiaca con este motivo, que es garantizarnos que nuestro querido Evo Morales regrese a su patria, de la que nunca debió haber salido y nunca debió haber sido maltratado como lo fue”, afirmó Fernández, que luego agregó: “En los últimos años América Latina fue desintegrándose en individualidades”.

TUIT ALBERTO

https://twitter.com/alferdezprensa/status/1325816339357954048

En ese sentido, el mandatario argentino destacó que “somos parte de una patria grande que quiere crecer, y quiere justicia y desarrollo para todos”. “Para lograr ese objetivo contamos con la democracia como el instrumento más importante”, continuó Alberto Fernández.

En referencia al golpe de estado que forzó la renuncia de Morales como presidente de Bolivia, refugiándose primero en México y luego en Argentina, el presidente señaló: “Es el deber de cada uno de nosotros ir en socorro de aquellos pueblos que se ven amenazados y lastimados por levantamientos como el que sufrió Evo y Bolivia un año atrás”.

“Estoy feliz de haberle tendido la mano a Evo, a Álvaro (García Linera, ex vicepresidente de Bolivia) y a los compañeros de Bolivia”, aseveró. Morales, por su parte, elogió la carne que consumió durante su estadía en Argentina. Por ese motivo, Alberto le respondió: “Te vamos a extrañar, e intentaremos mandarte carne”.

“Lo recibimos con Néstor (Kirchner) y vimos un futuro Presidente que se parecía a Bolivia, que representó las entrañas mismas de Bolivia, e hizo durante su gestión un trabajo impresionante”, recordó el jefe de Estado sobre el momento en el que conoció a Morales, “cuando no era Presidente”.

“Si hay un lugar donde las estructuras cambiaron, ese lugar se llama Bolivia”, subrayó Fernández, que más tarde lamentó que “algunos se molestaron y no lo dejaron seguir haciendo”. “Pero bueno, el pueblo sabe, y del otro lado del puente hay miles de bolivianos que esperan abrazar a Evo y a Álvaro”, se extendió.

“Fue un honor tenerte entre nosotros”, le dijo Alberto Fernández y finalizó afirmando: “Vamos a terminar gritando viva Argentina, viva Bolivia y viva América Latina”. Finalizado el discurso, Fernández acompañó a Morales hasta la mitad del puente que une a Argentina con Bolivia. Del otro lado, lo esperaban trabajadores del sector minero que, de manera simbólica, le entregaron sus cascos a modo de bienvenida.