Las redes sociales estallaron con la noticia. Britney Spears anunció que está embarazada de su tercer hijo, el primero junto al modelo y actor Sam Asghari, a quien conoció en el 2016 en el set del video musical de su single “Slumber party”.

“Perdí mucho peso en mi viaje a Maui. Yo pensé: ¿qué le pasó a mi estómago?’ Entonces me hice un test de embarazo y bueno… ¡Tendré un bebé!”, escribió la estrella del Pop en su Instagram. El bebé en camino será el tercero para Britney, luego de Sean Preston (16) y Jayden James (15), frutos de su relación con el bailarín Kevin Federline, de quien se separó en 2007.

En su posteo, Spears también habló de la depresión postparto que sufrió en sus dos embarazos anteriores: “Tengo que decir que es absolutamente horrible. Las mujeres no hablaban de eso en ese entonces, pero ahora las mujeres hablan de eso todos los días. Gracias a Dios que no tenemos que mantener ese dolor en un secreto reservado”.

Por otro lado la cantante de 40 años dijo que “no saldrá tanto” para que los paparazzi no puedan tomarle fotos por dinero. También comentó que hará yoga diariamente para cuidar su cuerpo.

La noticia del embarazo alegró a los fans de todo el mundo, ya que en medio de la renombrada disputa que Britney mantuvo en contra de su padre para recuperar el control de su vida, la cantante había declarado que “Tengo un DIU en mi cuerpo en este momento que no me deja tener un bebé y no me dejan ir al médico para sacarlo”. Aseguró en la audiencia ante la jueza Brenda Penny que fue obligada a usar un DIU para no quedar embarazada.

También agregó: “Todo lo que quiero es ser dueña de mi dinero y que esto termine y que mi novio pueda llevarme en su maldito auto”. La tutela de su padre, Jamie Spears, concluyó en noviembre oficialmente luego de 13 años y la cantante pudo recuperar la autonomía en sus decisiones y su patrimonio de 60 millones de dólares.

En septiembre de 2021 Britney y su novio se comprometieron luego de 5 años de noviazgo. Asghari, de 28 años, le pidió casamiento a su novia con un anillo que tiene un diamante de 4 quilates. Dentro tiene grabada la palabra “Leona”, ya que es el apodo con el que él la llama.