El Gobierno Nacional empuja políticas de control de precios para morigerar la situación inflacionaria que se vive actualmente en el país. Una de las medidas más duras será aplicar la Ley de Abastecimiento, que prevé multas económicas de hasta 10 millones de pesos; clausura del establecimiento por 90 días; inhabilitación para el acceso al mercado de créditos; e inhabilitación especial de 5 años para ejercer el comercio.

Por otro lado, la suba de retenciones de 31% a 33% para los subproductos de soja y la creación del fideicomiso de trigo. Además, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, adelantó que este miércoles el secretario de Comercio Interior, Roberto Feletti comunicará dos nuevas políticas.

Habrá “anuncios sobre precios en comercios de cercanía”, anticipó Kulfas, y aseguró que se lanzará otro fondo compensatorio que se está terminando de negociar con el Mercado Central para regular el precio de los productos frescos.

En el primer caso, según confirmaron fuentes oficiales a los medios, el programa enfocado en comercios de barrio será como una extensión de Precios Cuidados y la canasta contará con 60 productos.

Por otro lado, Feletti intenta cerrar con el Mercado Central un pacto para que el Estado anticipe la compra de las cosechas -sobre todo de cebolla, papa y tomate- para así poder influir en el precio. Esta propuesta tiene grandes diferencias con la idea que había circulado de crear una empresa estatal productora de alimentos.

“Hubo momentos de tensión”, afirmó el funcionario, que agregó: “algunos supermercados culpaban a la industria por las subas mayores al 20% en una semana. Otros a los fraccionadores, los distribuidores, a los almacenes de barrio. Vamos a esperar 24 horas para que esto se aclare”, aclaró el funcionario.