La mesa nacional de Juntos por el Cambio (JxC) publicó en su página oficial y en sus redes sociales el nuevo comunicado del bloque en relación a la apertura del debate para tratar el acuerdo con el FMI durante esta semana.

El bloque opositor mantuvo una reunión por Zoom durante la tarde del domingo en la que decidió  “votar lo más cohesionadamente posible” el acuerdo con el FMI.

También se señaló que “aprobará sólo el refinanciamiento y no el programa económico que está explicitado en los anexos que envió el ministro Guzmán al Congreso”.

El encuentro sirvió para comenzar a limar las diferencias internas y unificar una posición frente al tratamiento en el Congreso del acuerdo del refinanciamiento de la deuda, pero habrá una nueva reunión al interior de JxC para el martes o el miércoles. “Por responsabilidad institucional, no podemos ni vamos a empujar a la Argentina al default”.

La mesa nacional de JxC adelantó la reunión que tenían pactada para esta semana para intentar llevar al Congreso una posición uniforme a la hora de votar el proyecto de ley del acuerdo con el FMI.  En la semana fueron exhibiendo algunas de las posiciones de los distintos espacios políticos mostrando la falta de acuerdo entre ellos para afrontar el tratamiento del acuerdo en el Congreso.

Los partidos políticos de la alianza de centro derecha llegaron al encuentro con puntos de vista distintos. El PRO promueve la postura más dura con el acuerdo alcanzado por el gobierno del Frente de Todos para refinanciar la deuda con el FMI. La argumentación contra el acuerdo circuló en un documento y no definía una posición frente a la votación en la Cámara de Diputados.

Por otro lado, los dirigentes radicales y la Coalición Cívica son proclives a una posición más amigable con el objetivo de que el país no entre en default, que dejaría al país en el peor escenario. Este espacio estaría de acuerdo en dar el quórum para iniciar el debate en el recinto. Sin embargo, aún debían limar las diferencias en cuanto a como encarar la votación. El gobernador jujeño Gerardo Morales era partidario de votar a favor en general. La abstención era una alternativa que barajaban cerca de Elisa Carrió y que también acompañaban un grupo de dirigentes radicales.