El Gobierno Promulgo la Ley 27.642 de Promoción de la Alimentación Saludable que había sido aprobada por la Cámara de Diputados el pasado 26 de Octubre y, a partir de ahora, el Poder Ejecutivo tiene 90 días para reglamentarla y dictar las normas complementarias que sean necesarias para su aplicación.

Esta, comunmente conocida como ley de Etiquetado Frontal, busca que los productos que tienen alto contenido de grasas, sodios y azúcares cuenten con su respectiva etiqueta en el envase para generar una advertencia a la sociedad respecto de lo que consumen y así ayudar a combatir la obesidad, la hipertensión y los riesgos cardíacos.

Según informaron este viernes de manera oficial, estas medidas buscan combatir la obesidad, la hipertensión y los riesgos cardíacos provocados, muchas veces, por los excesos de grasas, azúcares y sodio que contienen los productos de consumo diario.

La promulgación de la ley se efectivizó mediante el decreto 782/2021 publicado este viernes en el Boletín Oficial, con las firmas del presidente Alberto Fernández, el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y la ministra de Salud, Carla Vizzotti.

A partir de este trámite, el Poder Ejecutivo tiene 90 días para reglamentar la ley y dictar las normas complementarias que resulten necesarias para su aplicación.

¿Cómo se aplicará la Ley?

Lo hará, principalmente, a través de la incorporación de una etiqueta con forma de octágono negro en el frente de los envases de los productos ultra procesados y letras blancas que advertirán el exceso de nutrientes críticos para la salud, como azúcares, sodio, grasas saturadas, grasas totales y calorías.

Además, determinará que los productos que contengan entre sus ingredientes edulcorantes o cafeína tendrán que informar que su consumo no se recomienda en niñas y niños.

Por otra parte, establecerá que se prohíbala emisión de publicidad comercial -dirigida a niños, niñas y adolescentes- de productos con sellos de advertencia y determinar que los productos que tengan más de un sello de advertencia no podrán incluir dibujos animados, personajes, figuras públicas, regalos ni elementos que llamen la atención de niños, niñas y adolescentes.

La norma también determinará que, ante iguales condiciones, el Estado deberá priorizar la compra de alimentos sin estos sellos de advertencia.

La ley fue respaldada por una amplia cantidad de organizaciones de la sociedad civil que venían reclamando reclamando la sanción de una norma que promoviera una alimentación saludable, de forma similar a como existen en otras naciones.