El 9 de noviembre, se celebra en Argentina el Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre, en homenaje al médico argentino Dr. Luis Agote, quien un día como hoy pero del año 1914 en el Hospital Rawson, realizó la primera transfusión de sangre anticoagulada en el mundo.

Descubrimiento que fuera un aporte científico muy importante para la humanidad, produciendo una revolución en el campo de la medicina transfusional. Fue esencial para el desarrollo de los Bancos de Sangre y de toda la Hemoterapia, Especialidad médica de vital importancia para que hoy puedan realizarse trasplantes y tratamientos médicos de enfermedades complejas.

La Legislatura de la CABA promulga en el año 2003, la Ley 1038 instituyendo el 9 de noviembre como el Día del Donante Voluntario de Sangre y Hemocomponentes. Incorporando esta fecha al calendario Escolar. En el año 2004 fue promulgada La Ley Nacional 25.936, e instituye el 9 de noviembre como el Día Nacional del Donante Voluntario y Habitual de Sangre.

El Día Nacional del Donante Voluntario de Sangre, persigue varios objetivos: promover la Donación de Sangre Voluntaria y Habitual; abandonar el modelo de la reposición; fortalecer la seguridad transfusional; disponer de un recurso humano como es la sangre para los integrantes de la comunidad que lo requieran, en el marco de los principios de “equidad, universalidad y eficiencia”.