En un trabajo coordinado entre la municipalidad de Gonzales Chaves y la empresa Frigorífico Sudeste, personal de salud del hospital Anita Eliçagaray activó el protocolo de COVID-19 y realizó un control sanitario masivo a los empleados de este establecimiento.

La secretaria de Gobierno y Hacienda del municipio, Susana Suárez, informó que la intervención fue una medida conjunta de prevención bajo protocolo con el objetivo de realizar hisopados a todo el personal y cuyas muestras fueron enviadas ayer al laboratorio.

En tanto, destacó la excelente predisposición del propietario de la firma, Santiago Bracco, en los controles de la totalidad de los empleados que se desempeñan en el frigorífico, tareas que estuvieron a cargo del equipo de salud encabezado por el director del Hospital, Ramón Almeida.

La secretaria de Gobierno explicó que dentro de las acciones tomadas “se les pidió a los empleados que se mantengan en su grupo familiar y que se respeten las medidas de bioseguridad que se recomiendan con los convivientes en cada casa, hasta tanto estén disponibles los resultados de los test”.

El requerimiento también responde a la necesidad de intensificar la búsqueda de los nexos epidemiológicos de las personas que están cursando la enfermedad y que pertenecen a dicha empresa, y de llevar tranquilidad a la comunidad y a los vecinos que están en etapa de aislamiento producto de contagios.