En la tarde del miércoles se presentaron denuncias en las comisarías y escraches sociales por abusos sexuales a niños y niñas dentro del Jardín de Infantes N°956 de Villa Zapiola, partido de Moreno.

Los padres de los niños atentaron de forma inmediata contra la institución, provocando disturbios y dañando la fachada, clamando por acción inmediata, esclarecimiento y justicia.

La decisión es de todo el frente. Sale horas después un comunicado oficial de la Dirección General de Escuelas que anuncia la presentación penal contra aquellos /as adultos que ingresaron al Jardín 956 y provocaron agresiones. 

El gobierno provincial y las fuerzas gremiales caracterizan lo ocurrido en el Jardín como un hecho de violencia inadmisible que puso en riesgo a los/as trabajadores, afectando el vínculo con la comunidad y rompiendo lazos humanos que son inquebrantables.

La Intendenta de Moreno Mariel Fernández siguió al instante lo que ocurría en Villa Zapiola. A esa institución educativa fueron desplazados más de 40 efectivos policiales. Bajaron a la zona todos los comisarios, el Jefe y Subjefe de Estación. Junto a esa fuerza los Secretarios de Seguridad y Justicia. La medida fue contundente, preservar a las autoridades y trabajadoras docentes, a trabajadores auxiliares, además y por supuesto intervenir si la protesta salía del curso que puede tener una denuncia de tamaña magnitud.

Desde hace dos días la comunidad educativa que engloba madres, padres, niños, familias y docentes, de la institución, están viviendo con espanto todas y cada uno de los relatos que hacen niños /as sobre supuestos abusos sexuales y pornografía infantil.

En la tarde del jueves, padres y vecinos cortaron la ruta N°23 intersección, puente acceso Oeste, quemando ruedas, alzando carteles y haciendo ruido, para visibilizar lo ocurrido y obtener una respuesta inmediata.

Tal como se prometió a madres y padres que exigían y exigen medidas urgentes, anoche se produjeron allanamientos en las viviendas de las dos personas señaladas como responsables de un hecho que conmociona a la comunidad.

La persona que fue señalada por niños /as como autor del supuesto delito de abuso, tras identificarlo en las redes sociales, llamado El Abuelo Mario, se presentó de manera espontánea ante el fiscal al ver que «en las redes sociales se lo acusaba de abusos en el jardín».

Se llama Alejandro, tiene 59 años y es el padrastro de la docente Nadia Becerra. El Dr. Villalba no decidió tomar alguna medida procesal por el momento.

En el primer allanamiento se secuestraron teléfonos celulares, prendas de vestir de niñas, peluches y sábanas, siendo esto último un dato importante porque fue mencionado en las declaraciones que integran la causa que hasta el momento tiene la carátula de «averiguación de ilícito».

En el segundo allanamiento (Francisco Álvarez) se secuestró un gabinete CPU, una netbook, dos celulares y varios pen drive, pero no se ubicó a la docente señalada por madres y padres del Jardín N° 956 como responsable del delito denunciado.

La institución se encuentra cerrada y con custodia policial. Una cartulina pegada en la puerta de ingreso informa que «mañana 2 de diciembre habrá una guardia escolar». En la puerta, madres y padres advierten que el pedido de esclarecimiento y justicia no se detendrá.

El municipio de Moreno decretó 48hs de paro y cese de actividades mediante un comunicado oficial firmado por autoridades locales y provinciales.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí