Durante este martes, el primer logro concreto de la conferencia de la ONU sobre clima COP26 que se celebra en Reino Unido fue que los líderes o delegados de más de 100 países que albergan el 85% de los bosques del mundo prometieron frenar y revertir la deforestación en esta década.

Brasil, donde se han deforestado cientos de miles de kilómetros cuadrados de selva amazónica, está entre los países del plan, adelantado anoche por el Gobierno británico y confirmado este martes ante la cumbre de la COP26 por el primer ministro Boris Johnson.

Bosques y selvas absorben casi un tercio del dióxido de carbono global emitido por la quema de combustibles fósiles, pero cada minuto se pierde una superficie forestal equivalente a 27 canchas de fútbol, según la presidencia británica de la COP26.

El acuerdo llegó en el tercer día de la COP26 donde decenas de gobernantes, entre ellos el presidente Alberto Fernández, detallaron o detallarán sus compromisos con la lucha contra el cambio climático.

En la jornada inaugural de la cumbre, jefes de Estado y de Gobierno lanzaron el lunes dramáticos llamados a recortar las emisiones de gases de efecto invernadero para «salvar a la humanidad» de los devastadores efectos del cambio climático.

Al hablar este martes ante la cumbre, el primer ministro británico, Boris Johnson, dijo que el acuerdo sobre los bosques compromete a más de 100 países a detener la deforestación en 2030 gracias a 19.200 millones de dólares de fondos públicos y privados.

«Estos grandes ecosistemas abundantes, son los pulmones de nuestro planeta y esenciales para nuestra propia supervivencia», señaló Johnson, que habló de un «acuerdo histórico» y una «oportunidad sin comparación para crear puestos de trabajo».

«Con las promesas sin precedentes de hoy, tendremos la oportunidad de poner fin a la larga historia de la humanidad como conquistadora de la naturaleza y, en cambio, convertirnos en su custodio», agregó.

Los países que firmarán el acuerdo contienen el 85% de los bosques del mundo, y entre ellos destacan Estados Unidos, Rusia, Canadá, Brasil, Rusia, Colombia, Indonesia y la República Democrática del Congo.

Todos ellos se comprometerán con 12.000 millones de dólares de fondos públicos para proteger y restaurar los bosques, junto con 7.200 millones de dólares de inversión privada.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, anunció que su país aportará a la iniciativa 9.000 millones de dólares, a fin de «conservar y restaurar nuestros bosques».

Además de proteger sus propios bosques y los del mundo, Estados Unidos también desplegará esfuerzos por «motivar a Gobiernos, a propietarios de tierras y a las demás partes interesadas a priorizar la conservación», agregó el mandatario demócrata.

Los presidentes de Rusia, Vladimir Putin, y de Brasil, Jair Bolsonaro, que no asistieron a la COP26, expresaron su respaldo al acuerdo de deforestación en videos pregrabados.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí